lunes, 24 de octubre de 2016

EE.UU. bautiza un bombardero en honor de un crimen inhumano


La Fuerza Aérea de EE.UU. bautiza como Raider a su nuevo bombardero B-21 en homenaje a las sanguinarias incursiones de la aviación norteamericana en Japón durante la Segunda Guerra Mundial.



La Fuerza Aérea de EE.UU. ha anunciado que su nuevo bombardero furtivo B-21 se llamará Raider en homenaje a los brutales ataques protagonizados por su aviación contra las ciudades japonesas durante la Segunda Guerra Mundial. Fue la llamada Incursión Doolittle.
Las horrendas muertes de decenas de miles de civiles japoneses y los restos carbonizados de los habitantes de Tokio por culpa del napalm que se amontonaban en plena calle es lo primero que viene a la mente cuando se evocan los 'raids' de los bombarderos estadounidenses contra Japón tras el ataque nipón a Pearl Harbor (que, por cierto, era una base estrictamente militar).
Ahora, en honor y gloria de aquellos ataques indiscriminados contra la población civil las autoridades estadounidenses han bautizado los nuevos bombarderos estratégicos furtivos estadounidenses B-21, concebidos, entre otras misiones, para portar la bomba nuclear actualizada B-61.
Se barajaron más de 2.000 posibilidades para bautizar el nuevo bombardero, reza un comunicado de la Fuerza Aérea de los EE.UU. El nombre fue elegido por la secretaria de la Fuerza Aérea, Deborah James, y el comandante de la Fuerza Aérea, David Goldfein. Finalmente la pareja optó por Raider en honor a la Incursión Doolittle, primer ataque aéreo a la capital japonesa capitaneado por el teniente coronel James H. Doolittle.

Restos carbonizados de civiles japoneses después de un bombardeo
Restos de civiles japoneses carbonizados después de un bombardeo
Los aviones son los primeros bombarderos estadounidenses que se construirán este siglo. El coste global del proyecto se estima en 80.000 millones de dólares.
"Estoy muy honrado de estar aquí representando al general [Jimmy] Doolittle y los Raiders en [la ceremonia de] bautizo del Raider B-21", afirmó el teniente coronel retirado Richard E. Cole. Se trata del último aviador vivo del bombardeo de 1942 Doolittle Raid llevado a cabo por los bombarderos B-52 Mitchell, recoge Stripes.
Los nuevos bombarderos furtivos, B-21, que reemplezarían a los actuales B-52 y B-1, han sido desarrollados por Northrop Grumman Corp, al igual que los muy similares B-2. Se espera que entren en servicio a partir de 2020.
nuevos bombarderos furtivos, B-21, que reemplazarían a los actuales B-52 y B-1, además de los B-2, también han sido desarrollados por Northrop Grumman Corp, y se espera que entren en servicio a partir de 2020.
Sus 'antepasados', los bombarderos furtivos B-2 Spirit, entraron en servicio en la Fuerza Aérea de EE.UU. en 1997. Finalmente se construyeron 21 aparatos a un coste de 737 millones cada uno antes de que el programa fue cancelado en 2000.

Te puede interesar: Hallan una 'nueva prueba' de la existencia de una antigua civilización en Marte

Te puede interesar: Guardar el teléfono en el bolsillo causa daños a los espermas

2 comentarios:

  1. Si los americanos no toman esa desunión dolorosa en ese momento hoy por hoy tu y yo estuviéramos ablando japonés o alemán. Que crees tu?

    ResponderEliminar