domingo, 17 de enero de 2016

Científicos rusos inventan un material de camuflaje para el uniforme de los soldados invisibles

Informa la cadena de televisión rusa Vesti 

Presentado como un material protector contra serpientes, el material desarrollado por los científicos siberianos a partir de nanopartículas tiene un fuerte regusto militar.



Científicos rusos de la Universidad Estatal de Tomsk, Siberia, han desarrollado un material a partir de nanopartículas de níquel que hace que quien lo use sea invisible a los ojos de las serpientes... y de los visores térmicos enemigos, informa la cadena de televisión rusa Vesti desde Tomsk.
Efectivamente, las cámaras termográficas no registran este tejido. Como prueba, los científicos dirigieron un visor térmico hacia unas tuberías calientes de calefacción. En la pantalla del aparato aparecieron los tubos en forma de dos bandas de color naranja, pero una vez tapada una parte de la tubería con un paño de este material, esta desapareció del visor.

Te puede interesar: Resucitan a un microanimal que llevaba congelado desde 1983



Igual que los visores térmicos actuales 'ven el mundo' algunos animales, como las serpientes que tienen visión 'infrarroja'. Una carpa o un traje de esta tela, según los científicos, podrán proteger a las personas de los reptiles.
El énfasis que ponen los científicos en la "protección contra las serpientes" saca una sonrisa a los expertos militares, sobre todo después de las recientes declaraciones de especialistas del sector militar ruso de que la próxima generación de equipos de combate que puede sustituir al actual kit del soldado ruso Rátnik estarán dotados de un traje de camuflaje que cambia de color y es invisible a la luz infrarroja.
Por supuesto, esta tela también podría ayudar a defenderse de las serpientes, pero el descubrimiento tendría un amplio uso para fines militares.

Te puede interesar: Vídeo: Científicos rusos muestran cómo morirá la Tierra en 4.000 millones de años

El camuflaje del Ejército

Durante varias décadas el camuflaje convencional de objetos, instalaciones estacionarias o soldados fue lo suficientemente seguro para defenderlos, sobre todo por la noche, hasta que aparecieron los visores térmicos.
Muy pronto dispositivos de este tipo fueron instalados en aeronaves. Así, casi todo el camuflaje, por sofisticado que fuera, perdió su importancia ante los omnipotentes aparatos de visión infrarroja.
Ahora el invento de los científicos siberianos abre nuevas perspectivas de supervivencia a los soldados… y a los excursionistas que tengan miedo de las serpientes.

Te puede interesar: Hallan 97 cadáveres deformados en una pequeña casa de 5000 años de antigüedad

No hay comentarios.:

Publicar un comentario