lunes, 27 de julio de 2015

Dinosaurios
Los hallazgos fósiles más sorprendentes de los últimos años


Introducción

Sugieren investigadores de EE.UU. y Canadá en un nuevo artículo publicado en ‘Nature Geoscience’ que nuestro planeta se convirtió en el único habitado conocido por la ciencia a consecuencia de un bombardeo de asteroides que azotaron la Tierra hace unos 3.800 millones de años, Pero este no fue el único resultado del bombardeo. Según los autores del artículo, A. M. Jellinek y M. G. Jackson, la consecuencia más importante del mismo fue la destrucción de la capa superior de la Tierra. Esta estaba formada por elementos radiactivos –uranio y potasio–, que habrían podido impedir la aparición y el desarrollo de la vida en la Tierra.

Con el paso del tiempo la evolución hizo su tarea permitiendo salir de las profundidades del mar al primer ser vivo hace unos 310 millones de años, ahora lo llamamos Ichthyostega, el primer anfibio vertebrado sobre la tierra. Las teorías que existen sobre el porque abandonaron la vida acuática estos seres sugieren una desecación del medio en el que vivían, a la que lograron sobrevivir gracias a sus pulmones  preformados.
 
Aunque algunos dinosaurios no eran mucho más grandes que un pollo, como término medio formaban un orden cuya magnitud era superior a la de los mamíferos. En otras palabras, un gráfico de los distintos tamaños de los dinosaurios típicos sería similar al de los mamíferos, pero multiplicado por diez. ¿Por qué vivían los dinosaurios en una escala semejante, o cómo lo lograban?.

La respuesta a la primera pregunta podría ser, simplemente, que los dinosaurios eran más grandes porque no había ningún otro animal más grande que ellos y de acuerdo con el reporte de un experimento la otra respuesta mas acertada era porque disponían de más oxígeno que nosotros ahora.

Una de las últimas sorpresas que nos ha deparado la  Paleontología ha sido el descubrimiento del «hombre de Leakey», en Olduvai (Tanzania),  de una edad estimada máxima de un millón de años. Pero este hallazgo de los Leakey, eminente familia  de paleontólogos y antropólogos, constituye tan sólo un hecho aislado.  Aunque luego se han encontrado otros restos más antiguos de homínidos en distintas partes del mundo que han ampliado la posible antigüedad del hombre hasta unos pocos millones de años. Evidentemente esta antigüedad del ser humano en la Tierra anula cualquier posibilidad de coexistencia con los grandes dinosaurios. Por otro lado los paleontólogos se siguen preguntando por qué estos animales prehistóricos tan numerosos y resistentes desaparecieron súbitamente de la faz de la Tierra. ¿Cómo puede explicarse este singular hecho? La repentina extinción de estos millones de gigantescos saurios que dominaban los antiguos continentes del planeta era, en efecto, una incógnita fascinante. Muchos de esos gigantescos saurios habrían permanecido o se habrían transformado, adecuándose a las nuevas necesidades de sus hábitats. Pero nada de eso ocurrió. En 1980 un grupo de investigadores liderados por el físico Luis Álvarez (Premio Nobel) descubrieron, en las muestras tomadas por todo el mundo de las capas intermedias entre los períodos Cretácico y Terciario de hace 65 millones de años, una concentración de iridio cientos de veces más alta que lo normal. El final del cretáceo coincide con la extinción de los dinosaurios y de los ammonites. Plantearon así la llamada “Hipótesis de Álvarez”, conforme la cual la extinción de los dinosaurios y de muchas otras formas de vida habría sido causada por el impacto de un gran meteorito contra la superficie de la Tierra hace 65 millones de años. El nombre de la hipótesis se debe a los dos científicos que propusieron la hipótesis en 1980: Luis Álvarez y Walter Álvarez (padre e hijo). Para demostrar esta hipótesis, las investigaciones se centraron en encontrar una capa en la corteza de la Tierra con niveles elevados de iridio. Los niveles del iridio son generalmente más altos en asteroides y otros objetos extraterrestres. La evidencia del iridio fue descubierta anteriormente al descubrimiento del cráter de Chicxulub, en la península de Yucatán. Por tanto, si consideramos  que el último dinosaurio murió hace unos 65 millones de años, y que los hombres u homínidos (que se sepa) habitaron la Tierra desde  hace unos 4 millones de años, entonces parece imposible que un hombre jamás hubiera visto un dinosaurio. Sin embargo, hay evidencias de que realmente los hombres y los dinosaurios vivieron juntos en el pasado. Y esto solo se puede explicar con dos alternativas: o el hombre ha estado en la Tierra hace más de 65 millones de años o han existido dinosaurios hasta épocas mucho más recientes de lo que pensamos.

Sea el caso que fuese, tanto si el hombre ha estado en la tierra hace 65 millones de años o han existido dinosaurios hasta épocas recientes, en ambos casos podemos hallar evidencia. Los seres mitológicos según se dice son criaturas legendarias y aunque podemos encontrar seres como las sirenas, también se hablan de animales gigantescos tal es el caso del calamar gigante. 
 
En 1851 Melville incluyó en Moby Dick la descripción de un calamar gigante.Por aquella época esta criatura era considerada casi un ser mitológico y muchas de las leyendas que circulaban por Europa acerca de su existencia procedían de los marineros escandinavos, que aseguraban haber avistado cefalópodos tan enormes como una ballena y capaces de hundir un navío con sus tentáculos. En 1861 un barco militar francés capturó uno y desde entonces algunos más han sido atrapados accidentalmente en las redes de pescadores que faenan en el Pacifico y en el Atlántico. Se les dio el nombre científico de Architeutis dux y su anatomía ha sido bien estudiada. Pueden alcanzar los 22 metros y pesan entre 20 y 30 toneladas. De su cuerpo parten ocho finos tentáculos de tres metros cubiertos por una doble fila de ventosas, y otros dos de hasta 14 metros de longitud, que utilizan para atrapar a sus presas. El zoólogo Clyde Roper fue enviado por el Smithsonian Institute a Nueva Zelanda para estudiarlos.
 
Y por otro lado la evidencia de que el ser humano ha estado en la tierra hace 65 millones de años... paleontólogos han hallado rastros de un armadillo del tamaño de un automóvil, un cocodrilo más grande que un autobús y un tigre dientes de sable. "Tenemos unos 12.000 ejemplares catalogados, de distintas eras. En Venezuela tenemos esa riqueza que viene de cuando el océano Atlántico se origina, hace 200 millones de años, se da la deriva del río Orinoco hace unos ocho millones y se cierra el istmo de Panamá hace unos 5 o 3 millones", dijo el jefe del Laboratorio de Paleontología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), Ascanio Rincón. Los fósiles de dinosaurios encontrados en la nación sudamericana son variados, y son tan pequeños como los de un pollo sin plumas parecido a una iguana, y tan grandes como pelícanos de tres metros y 12 millones de años o gigantes osos perezosos que eran terrestres, a diferencia de sus parientes contemporáneos, que habitan en los árboles. Asimismo, Rincón espera demostrar que en la región hace millones de años ya había vida humana. "Estamos cerca, hay que seguir explorando. Ya hallamos puntas de lanza. Falta el indicio confiable de que el hombre cazaba la megafauna que encontramos. Y falta el fósil humano", dijo.

A ciencia cierta no se sabe en realidad si nuestros ancestros coexistieron con los dinosaurios, aunque la evidencia indica que sí, sin embargo nuestros líderes dieron luz verde para revivir a los dinosaurios; por ahora serán de robot, pero muchos científicos prometen que pronto estarán vivos entre nosotros y otros dicen que eso nunca pasará, que El Parque Jurásico es una quimera.
 

Muchos fósiles han sido encontrados en los últimos años, se han agregado a las clasificaciones nuevas especies y otros hallazgos son mas sorprendentes como sangre de dinosaurio dentro de un fósil.
 


 
 
Dinosaurio, es el nuevo documental de ES interesante. Un mundo de hallazgos y regreso al pasado.
 

Hallan en China el fósil de un gran dinosaurio emplumado 'pariente' del velociraptor

Hallan en China fósil de un enorme dinosaurio emplumado con alas
 
El dinosaurio, que ha sido bautizado por los científicos con el nombre de Zhenyuanlong suni (dragón de Zhenyuan), es el más grande de entre los que tenían alas, ya que su longitud supera los 1,65 metros y su peso es de unos 20 kilos. Hasta el momento los científicos no saben por qué necesitaba plumas y alas, ya que, según afirman, esta criatura no podía volar, informa 'Nature'. Lo más probable es que atrajera con ellas a las hembras.
 
"Este dinosaurio es uno de los parientes más cercanos del velociraptor, pero se parece más a un ave que a los dinosaurios de la película. Tenía enormes alas de plumas, como las de cualquier águila o buitre. Por lo tanto, podemos decir que las películas muestran a los velocirraptores equivocadamente, pues en realidad ellos tenían el mismo aspecto", comenta Steve Brusatte, de la Universidad de Edimburgo, Escocia.
 
Brusatte y su colega Junchang Lue, de la Academia de Ciencias Geológicas en Pekín, China, llegaron a esta conclusión tras completar las excavaciones, que se llevaron a cabo en territorio de la provincia de Liaoning en el noreste de China, donde se encuentran las rocas del Cretácico.
 
Otro descubrimiento arqueológico importante ocurrió el mes pasado, cuando un equipo de paleontólogos británicos informó que había hallado sangre de dinosaurio en fósiles de hace 75 millones de años.

Científicos argentinos descubren fósiles de un 'falso caballo' extinto

Una manada de Proteroterios perseguidos por enormes “aves del terror”

Los fósiles encontrados pertenecen a un minúsculo mamífero de la familia de los proteroterios, que no están emparentados directamente con ninguna especie animal actual y pertenecen a una estirpe muy primitiva de América del Sur. Estos pequeños 'falsos caballos' habitaban en el área de Termas de Río Hondo (provincia de Santiago del Estero), en el norte de Argentina, hace cinco millones de años, según el blog del museo.
 
Los restos del mamífero fueron hallados por Sebastián Sabater, del Museo Municipal Rincón de Atacama, y analizados en conjunto con científicos del Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar y de la Fundación Argentavis de Berazategui. Este interesante hallazgo paleontológico realizado en el centro termal más importante de Argentina fue objeto de una reciente exhibición.
 
Los proteroterios representan uno de los ejemplos más destacados de la convergencia adaptativa o evolución paralela, es decir, que evolucionaron de manera parecida a los caballos, a pesar de que estos se desarrollaron en otros continentes en condiciones de total aislamiento biogeográfico.
 
Además, los proteroterios, al igual que caballos, tenían un mecanismo de 'trabado' en la rodilla que les habría permitido permanecer de pie con menos esfuerzo. No obstante, las proporciones de los miembros de los proteroterios señalan que habitaban en áreas boscosas, a diferencia de los caballos modernos. Esta circunstancia permite entender cómo fue la provincia de Santiago del Estero hace varios millones de años. 

Hallan el fósil de una serpiente con cuatro patas en Brasil (FOTO)

Посмотреть изображение в Твиттере

Un equipo de paleontólogos ha hallado en la ciudad brasileña de Nova Olinda el fósil de una serpiente con cuatro pequeñas extremidades que vivió en la zona aproximadamente hace 120 millones de años, informa el estudio publicado en la revista 'Science'.
De acuerdo con el coautor del estudio e investigador de la Universidad de Portsmouth (Reino Unido), David Martill, la antigua especie llamada 'Tetrapodophis amplectus' es el ancestro de las culebras modernas.
 
Sus extremidades traseras y delanteras era muy pequeñas por lo cual se cree que el antiguo reptil solo las utilizaba para atrapar a su presa. El fósil también refuerza la idea de que las culebras evolucionaron en la tierra y no eran aptas para nadar, sino para cavar, dado que tenían un cuerpo largo y una cola muy corta.

Descubren nueva especie de dinosaurio tras estudiar fósiles olvidados durante décadas

Sefapanosaurus - SA's new Sesotho dinosaur

Dos paleontólogos argentinos han anunciado el descubrimiento en Sudáfrica de una nueva especie de dinosaurio que vivió hace 200 millones de años. El hallazgo tuvo lugar después de estudiar unos huesos que habían estado guardados durante 80 años en un almacén de una universidad sudafricana.

Según informa el periódico 'The Guardian', los restos de varios ejemplares de esta especie de dinosaurio previamente desconocida, bautizada como 'Sefapanosaurus', fueron desenterrados en la década de 1930 en Zastron, en la provincia de Free State (Sudáfrica). Entonces los huesos terminaron entre los miles de fósiles que integran la colección de la Universidad de Wits, en Johannesburgo, y permanecieron en un almacén durante 80 años.

De acuerdo con el diario, en un principio los restos de los sefapanosaurios fueron confundidos con los de otro dinosaurio que habitaba en la zona, el 'Aardonyx'. Sin embargo, cuando el paleontólogo argentino Alejandro Otero y su colega Emil Krupandan, ambos de la Universidad de Ciudad del Cabo, llegaron a Johannesburgo para examinar su inmensa colección de fósiles, se dieron cuenta de que estaban ante una especie completamente nueva. Los científicos afirman que han podido identificar restos de al menos cuatro sefapanosaurios, entre ellos huesos de las extremidades y varias vértebras.

"Este hallazgo demuestra lo importante que es volver a observar material antiguo que solo se ha estudiado por encima en el pasado, para evaluar con nuevos datos las ideas preconcebidas sobre la diversidad de los sauropodomorfos", dijo Krupandan.
 
Un chileno de 7 años descubre una nueva especie de dinosaurio

Un niño de 7 años descubre en Chile al primo vegetariano del tiranosaurio

La famosa familia de los tiranosaurios acaba de aumentar con un nuevo miembro. En la Patagonia chilena fue descubierta una nueva especie: el 'Chilesaurus diegosuarezi'. A pesar de ser un pariente indudable de los grandes carnívoros, esta especie era herbívora. El hallazgo fue realizado por un niño de 7 años.

Diego Suárez, hijo de los geólogos chilenos Manuel Suárez y Rita de la Cruz, andaba buscando piedras llamativas por Aysén. Pero en el camino se topó con una sorpresa: un hueso del dinosaurio.
Según detallan los padres de Diego y sus colegas chilenos, argentinos y británicos en un artículo de la revista 'Nature', las pesquisas en la zona les reportaron un gran número de fósiles y hasta cuatro esqueletos completos.

El hallazgo de los fósiles ocurrió en febrero de 2004. Sin embargo, los paleontólogos tardaron diez años en catalogarlo. Tras una década de análisis, los científicos concluyeron que los 'Chilesaurus diegosuarezi', bautizados en honor a su descubridor, variaban en tamaño. Algunos tenían el tamaño de un pavo, otros llegaban a medir hasta tres metros de largo.
Según los científicos, tanto el cráneo y las patas como las mandíbulas y los dientes son característicos de animales jurásicos que no cazaban ni comían carne. La especie tiene 145 millones de años, lo que también es una 'revolución' en las paleontología. Hasta ahora se pensaba que el modo de vida herbívoro había surgido en la familia del tiranosaurio mucho más recientemente, muy cercano a su extinción hace unos 65 millones de años.
 
Una niña británica de cinco años descubre una nueva especie de dinosaurio


Los restos fósiles de un dinosaurio, descubiertos por una niña de cinco años, corresponden a una especie desconocida hasta ahora, según confirmaron los científicos.

Daisy Morris, una niña británica que ahora tiene nueve años, encontró el fósil en 2009 en una playa de la Isla de Wight, y lo llevó al experto local en dinosaurios, Martin Simpson.

Tras cuatro años de investigación, los científicos de la Universidad británica de Southampton concluyeron que se trata de una nueva especie de pterosaurio, un réptil volador y que el fósil encontrado tiene unos 115 millones de años de antigüedad.

En honor a Daisy el dinosaurio ha sido denominado ´Vertidraco Daisymorrisae´, donde ´Vertidraco´ significa ´dragón de la Isla de Wight´.

"Cuando Daisy y su familia me trajeron los restos fósiles en abril del 2009, sabía que estaba mirando algo muy especial y no me equivoqué”, recuerda Martin Simpson.

Según el experto, si el fósil no hubiera sido descubierto por la niña, seguramente habría sido arrasado y destruido debido a la erosión de la costa de la isla.

El pterosaurio ha sido donado al Museo británico de Historia Natural.
 
Arqueólogos hallan 43 huevos de dinosaurio en el sur de China

Arquéologos hallan 43 huevos de dinosaurio en el sur de China

Arqueólogos han descubierto 43 huevos de dinosaurio fosilizados en una obra de construcción en la ciudad de Heyuan, situada en el sur de China.

En la provincia de Cantón situada en el sur de China, se han descubierto varias decenas de huevos de dinosaurio fosilizados en una obra de construcción, informa la agencia Xinhua. Tras dos horas de trabajo, los arqueólogos de la ciudad de Heyuan han desenterrado un nido que contenía un total de 43 restos, 19 de los cuales están intactos.

"Estos huevos son de gran tamaño, y uno incluso tiene un diámetro de 13 centímetros", ha anunciado Du Yanli, conservador del museo de dinosaurios de la ciudad. Todos los huevos han sido enviados al museo para su protección y estudio. Todavía se desconoce el tipo del dinosauro al que pertenecieron, ha precisado Du.
Desde 1996, cuando se descubrió el primer grupo de este tipo de fósiles, en la ciudad de Heyuan se han desenterrado casi 17.000 huevos de dinosaurio. En 2005, el museo fue incluido en el Libro de los récords Guinness por su colección de 10.008 huevos fosilizados, la más grande del mundo.
 
Descubren un 'parque jurásico' bajo el petróleo de Venezuela


Bajo el rico suelo venezolano yace mucho más que petróleo: paleontólogos han hallado rastros de un armadillo del tamaño de un automóvil, un cocodrilo más grande que un autobús y un tigre dientes de sable.

"Tenemos unos 12.000 ejemplares catalogados, de distintas eras. En Venezuela tenemos esa riqueza que viene de cuando el océano Atlántico se origina, hace 200 millones de años, se da la deriva del río Orinoco hace unos ocho millones y se cierra el istmo de Panamá hace unos 5 o 3 millones", dijo el jefe del Laboratorio de Paleontología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), Ascanio Rincón.

Con una estructura geológicamente compleja y nadando en petróleo, Venezuela tiene 102 localidades con fósiles al norte del Orinoco, señala el portal de noticias de ciencia y tecnología Phys.org.

Además, otro de los tesoros de la colección del Ivic es un fémur perteneciente a un mastodonte gigante de hace 25.000 años, del final de la Era Glaciar.

Pero en un país de combustibles fósiles quedaron atrapados y preservados por millones de años desde pequeñas aves hasta megafauna, agrega el portal.

Los fósiles de dinosaurios encontrados en la nación sudamericana son variados, y son tan pequeños como los de un pollo sin plumas parecido a una iguana, y tan grandes como pelícanos de tres metros y 12 millones de años o gigantes osos perezosos que eran terrestres, a diferencia de sus parientes contemporáneos, que habitan en los árboles.

Asimismo, Rincón espera demostrar que en la región hace millones de años ya había vida humana.

"Estamos cerca, hay que seguir explorando. Ya hallamos puntas de lanza. Falta el indicio confiable de que el hombre cazaba la megafauna que encontramos. Y falta el fósil humano", dijo.

Por otro lado, adelantó que próximamente anunciarán el descubrimiento, en una zona remota de Venezuela, de una especie nueva que se empezó a estudiar hace 18 años, aunque no reveló del todo la sorpresa.
 
¿Inmimente resurrección?: Hallan restos de sangre de dinosaurio de hace 75 millones de años

Reuters / Charles Platiau

Un asombroso descubrimiento podría reescribir los libros de historia: un equipo de paleontólogos británicos asegura haber hallado sangre de dinosaurio en fósiles de hace 75 millones de años. En caso de confirmarse, la ciencia empezará a buscar respuestas a viejas preguntas como si hay posibilidad de resucitar a los dinosaurios.

Un equipo de científicos del Imperial College de Londres (Reino Unido) ha elaborado un estudio, publicado en la revista especializada 'Nature Communications', en el que revelan haber hallado restos de células sanguíneas y colágeno en fósiles de dinosaurio con una antigüedad de 75 millones de años, informa 'The Guardian'. El descubrimiento se realizó por casualidad cuando los investigadores estaban analizando ocho fragmentos del Museo de Historia Natural de Londres.

"La preservación de tejidos blandos en fósiles de dinosaurios puede ser mucho más común de lo que se pensaba, incluso podría ser la norma (…) este es solo el primer paso en la investigación", ha explicado Susannah Maidment, coautora del estudio. La especialista ha añadido que el trabajo podría ser clave para determinar cuándo evolucionaron los dinosaurios a un metabolismo de sangre caliente o de ave.

El hallazgo sugiere que decenas de fósiles de dinosaurios que actualmente se encuentran en museos de todo el mundo podrían contener tejidos blandos, y, con ellos, respuestas a las principales preguntas sobre su evolución, fisiología y comportamiento.
Asimismo, algunos científicos han especulado acerca de la posibilidad de que exista ADN intacto en los mismos.

El Parque Jurásico es una quimera


Los últimos estudios de un grupo de científicos australianos de la Universidad de Murdoch confirman que la creación de un parque Jurásico es una ficción que nunca se hará realidad.
En el marco del estudio los científicos examinaros el tejido óseo de 136 fósiles de aves moas, que habitaron el territorio de Nueva Zelanda y fueron exterminados por los aborígenes hace 600 años. 

“Hemos llegado al a conclusión de que si el ADN se conserva a una temperatura de 13,1 grados, cada 521 años su cantidad se disminuye a la mitad”, explica el jefe del grupo Mike Bunce. Los investigadores relacionaron estos datos con otras temperaturas y concluyeron que a 5 grados bajo cero las células de ADN desaparecen al cabo de 6,8 millones de años.

Sin embargo, como los dinosaurios desaparecieron de la faz de la Tierra a finales del periodo Cretácico, es decir, hace unos 65 millones de años, el plazo crucial de conservación de células de ADN determinado por los científicos se supera con creces. 

“Despues del estreno de la película 'Parque Jurásico' en 1993, el mito sobre la posible clonación de los dinosaurios mediante el ADN de los fósiles, se hizo muy popular”, aclara Mike Bunce. Según él, “este mito sique existiendo y hasta ahora algunos científicos suelen preguntándose de vez en cuando si es posible hacerlo”.

El grupo de investigadores siguen elaborando su modelo a fin de entender mejor qué factores contribuyen en la preservación de ADN y la identificación de los fosiles que puedan contener ADN apto para clonación.

Un magnate australiano crea un 'parque jurásico' real


El 'parque jurásico' de dinosaurios robot más grande del mundo abrirá sus puertas por iniciativa del multimillonario australiano Clive Palmer, conocido también por su plan de construir una réplica del Titanic, según la prensa australiana.
Para hacer realidad su ambiciosa idea, Palmer ha encargado la colocación de 165 modelos de criaturas jurásicas en su lujoso complejo vacacional situado en el balneario de Sunshine, Australia. Unos 40 dinosaurios se exhiben ya en el parque.

Los modelos son réplicas de animales del periodo jurásico de hasta 1.200 kilos de peso y 20 metros de altura que rugirán y se moverán. Los modelos de dinosaurios serán fabricados en China. En los próximos meses unos 70 dinosaurios robot llegarán al parque. 

El creativo empresario ha destacado en un comunicado que decidió acelerar el proceso de construcción del parque, que el millonario ha bautizado como Palmersauria en honor a sí mismo, como otros de sus negocios e iniciativas: Palmer Resort, Palmer Golf, Palmer Grill y el museo de coches de época Palmer Motorama.

El coste de la iniciativa de Palmer asciende a 795 millones de dólares, según las estimaciones publicadas en 2012 por la revista 'Forbes'. A pesar de las dificultades burocráticas para obtener todos los permisos necesarios, Palmer parece estar decidido a abrir su fantástico parque.
 
Científicos: La 'resucitación' de los mamuts es "inevitable"

Científicos: Revivir a un mamut es

Un análisis genético de mamuts lanudos y sus 'primos' actuales ha demostrado que tenían adaptaciones genéticas que les permitieron perdurar millones de años en las condiciones climáticas más adversas. Según los investigadores, es un paso adelante para los planes de clonar al animal, algo que ahora será "inevitable". 
               
El estudio, realizado por un equipo de la Universidad de Chicago, comparó los genomas de dos mamuts cuyos restos fueron encontrados en Siberia, con genomas de tres elefantes asiáticos y un elefante africano de la actualidad, reporta 'The Daily Mail'.
 
Según los investigadores, los mamuts presentaban cambios genéticos asociados con el desarrollo de la piel y el pelo, la biología de la grasa y la insulina, así como una tolerancia a las temperaturas que los diferenciaba de los elefantes. Precisamente a esos cambios se debía el hecho de que los extintos animales hayan tenido el pelo largo y grueso, grandes depósitos de grasa y que hayan vivido en lugares extremadamente fríos.
 
Los científicos además 'resucitaron' el gen TRPV3 en la versión que habían tenido los mamuts y reconocieron que la secuenciación del genoma haría más fácil 'volverlos a la vida' por medio de la clonación. Según uno de los autores del estudio, Vincent Lynch, parece inevitable el hecho de que alguien clone un mamut. "Aunque creo que pronto será técnicamente posible 'resucitar' a un mamut, no es algo que deberíamos hacer", agregó. "Los seres humanos modernos no son responsables de la extinción de los mamuts, así que no tienen ninguna deuda con la naturaleza".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario